Al Larguero, El Siglo de Torreón
19 de septiembre de 2020. notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

Al Larguero

MODERNIDAD

Alejandro Tovar
TORREÓN, COAH., martes 28 de julio 2020, actualizada 8:33 am


Enlace copiado

Como la vida ya es otra, hemos de adaptarnos a nuevas formas en todo. Los medios litigan, enjuician y condenan por su cuenta, así que antes de que el viejo Gertz Manero reaccione y diga su posición como FGR ante el zar Lozoya, ya se publica y se comentan socios y cómplices, entrando en una danza donde van protagónicos de todo tipo.

Ahora hay escritores que conquistan, no por lo que cuentan, sino cómo lo cuentan. Ahora hay que vivirlo todo, contarlo todo y leerlo todo.

Aunque la pandemia es tan celosa que cierra puertas a los recuerdos y solo habla de su persona, la vida no suele consentir a quienes viven con sensación de vulnerabilidad, luchando con una espera ansiosa y depresiva, donde uno termina por conceder que no bastan los libros y que de pronto se llega a la conclusión de que estamos en una jaula que te acompaña por dondequiera.

Tal parece que el futbol no volverá a ser el mismo. Antes, pensando en el juego bendito que nos conquistó desde la niñez a todos, íbamos tirando penales por las calles, supimos lidiar con la pobreza de Laguna y Torreón como una inspiración artística y cuando creíamos que es difícil acostumbrarse a vivir con angustia, llegó Santos para convertirnos en encantadores de serpientes.

Ahora mismo y disculpen la melancolía, los medios aprovechan que mucha gente sufre por desamparo intelectual, por lo que hay camino libre para la especulación y las notas sin investigación. En este mundo de hombres hipnotizados por el internet, ahora los foros son de gritos y peleas entre comentaristas que buscan combinar humor negro con audiencias que desesperan, sin ubicar en cadenas y tv abierta un real periodismo con filtros de ética.

Cuando los fans locales parecen forasteros de su propio universo, buscando la manera de descubrir el arte de mantenerse agudo, da con que debe enfrentarse a la realidad insoportable y mira ansioso la tv. Descubre que su equipo es pobre y limitado, que Hugo Isaac es irresponsable y que el muchacho Torres jugaba en barrio de pueblo ecuatoriano y nunca en primera división.

Cruz Azul tiene plantel para hacer dos equipos y Cabecita luce como exportable, mientras Santos se desangra más, ahora con la partida de Arteaga, porque se entiende que el equipo necesita plata, aunque se crean huecos manifiestos que se agravan con la ausencia de su líder, Lozano.

Ese partido sabatino fue mediocre por ambos pero los verdes no inquietaron nunca y algunos como el dotado Valdés, de buena técnica y pegada, carece de entusiasmo y entrega. Ahora se dice que la única propiedad de un comunicador de imaginación, son sus ficciones. Eso hicieron los hombres de tv, pensando tal vez que somos un auditorio de gente iletrada o de ilusos fáciles de convencer. Inventar un ambiente que no existe, crear un futbol que no aparece, es un insulto a la inteligencia de todos nosotros. ¿O será que eso es lo que nos merecemos?

*Alejandro Tovar *[email protected]
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...