Consultorio Deportivo, El Siglo de Torreón
19 de septiembre de 2020. notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

Consultorio Deportivo

Tendinopatías

Jorge Galván Zermeño
TORREÓN, COAH., lunes 27 de julio 2020, actualizada 8:14 am


Enlace copiado

Las lesiones de los tendones son un problema frecuente entre los deportistas, manifestadas ya sea por una inflamación de algún tendón, tendinitis, o por la degeneración producto de diferentes causas de los mismos, tendinosis, que pueden llegar a rupturas parciales o completas, estas últimas teniendo como antecedente importante alguno de los dos estados o bien ser producto de un evento traumático o violento.

En el deportista el sobreuso es una de las causas para desarrollar este tipo de lesiones, un acto repetitivo y frecuente produce un efecto acumulativo que debilitará al tendón o tendones implicados en la acción sobrepasando rupturas micro y macroscópicas acompañadas de inflamación y dolor.

La función de los tendones es la transmisión de la fuerza muscular hacia los huesos dando como resultado el movimiento de las articulaciones, la fuerza que soportan es considerable y en estado saludable son capaces de manifestar una gran resistencia con una complacencia para la elongación que le permite regresar a su longitud original gracias a sus características anatomo-fisiológicas de fuerza, elasticidad y flexibilidad.

En esta ocasión nos ocuparemos de una de las Tendinopatías más frecuentes encontramos la tendinitis rotuliana, también llamada rodilla del saltador debido a microtrauma por repetición y se observa generalmente en el futbol, basquetbol, tenis, voleibol y el atletismo. Dentro de los factores para desarrollar la lesión encontramos sobrecarga del entrenamiento, movilización excéntrica de la rótula, mala alineación de la rodilla, pie plano y cavo, rótula alta y condición física deficiente. Comúnmente el sitio de la lesión es más frecuente en la inserción del tendón. Clínicamente la lesión se comporta inicialmente con dolor que aparece después del esfuerzo, después evoluciona a dolor durante el esfuerzo hasta llegar a dolor que impide terminar el entrenamiento y en casos graves con una ruptura del tendón.

El diagnóstico se lleva a cabo por el interrogatorio y la exploración física y se complementa con estudios radiológicos, ultrasonido y en su caso imagen por resonancia magnética. Es importante identificar las etapas en las que se encuentra la lesión a fin de evitar una complicación, esto además nos dará la pauta para su tratamiento, en etapas iniciales se recomienda el uso de anti inflamatorios, hielo en el sitio de la lesión, ejercicios especiales, estiramiento y bajar la carga de trabajo.

En etapas más avanzadas aparte de las medidas mencionadas se agrega electroterapia, en su momento reposo y si el problema permanece por más de tres a seis meses en muchas de las ocasiones requerirá de resolución por cirugía.

Como siempre se requiere de la visita al médico para identificar el grado de la lesión, esto dará la pauta para el tratamiento, es común recurrir a otro tipo de atención sin que se establezca un plan de tratamiento de acuerdo al grado de la lesión. ¡Hasta la próxima!

Jorge Galván Zermeño [email protected]
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...