11 de agosto de 2020. notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

Voz de Palco

POR UN FUTBOL ESPECTÁCULO

Eduardo Sepúlveda
TORREÓN, COAH., sábado 11 de julio 2020, actualizada 9:40 am


Enlace copiado

Hoy fue un día activo para Santos Laguna. Hoy, que para ti, lector, fue ayer. El club albiverde aprovechó el viernes para anunciar cinco contrataciones de cara al torneo venidero de la Liga MX, el Apertura 2020 (y prefiero no entrar en detalles de denominaciones extra). Ismael Govea, Gibrán Lajud, Ronaldo Prieto, Alberto Ocejo, Gael Sandoval y Manu Balda son los nuevos Guerreros; apréndase sus nombres.

Los fichajes de hoy son de bajo perfil, discretos, casi todos mexicanos. Jugadores que han demostrado poco, quizá más ganas que otra cosa. Dijo un amigo, de algunos “ni sus papás se acuerdan de ellos”. Pero el reto está ahí, el reto eterno en la era Irarragorri, desde que Orlegi se hizo cargo del equipo: hacer mucho con poco.

Al frente sigue Almada, con una deuda pendiente, tras un superliderato que perdió a las primeras de cambio y con un gran torneo que se vio truncado (e invalidado) por un extraño virus de oriente.

El Club Santos vivió una jornada soñada. Con la oficialización de sus contrataciones exclusivamente a través de redes, adecuándose a los tiempos y siguiendo la tendencia de ir desplazando poco a poco a los medios de comunicación tradicionales; en contacto directo con sus seguidores y, de paso, sin tener que atender cuestionamientos de la prensa. Aunque en Twitter, el usuario @Martin_warrior8 solicite: “Ojalá que ahorita que andan muy activos en las redes los del santos publiquen en plan de compensación para abonados (sic)”. El club se limita a responder que “en los próximos días” habrá información al respecto, “gracias por tu comprensión”.

Sin embargo, los Guerreros (y todos los equipos) tendrán otro factor importante en contra: no habrá afición en las tribunas, al menos hasta que se diga lo contrario. Y esto impacta de dos formas: en primera, no habrá taquilla ni consumo dentro del estadio (impacto económico); en segunda, no habrá aliento en la tribuna (impacto anímico). ¿Qué les queda a los clubes? Apostarle a (ahora sí) dar espectáculo y venderlo por televisión.

Porque sea como sea, en el estadio uno se distrae. Se toma sus cheves, su lonche, grita, interactúa con los vecinos, critica al villamelón… en casa la exigencia será mayor; son solo la tele, tu bebida, tu equipo y las palomitas. Si el partido está aburrido, tan fácil como dormirse o cambiar de canal. Será un inicio de torneo diferente, atípico, con un nuevo equipo incluso: Mazatlán.

¿Y de dónde sale el nuevo conjunto? De la nada. De un equipo tradicional, más muerto que el pan. Incluso, los sinaloenses se llevaron a sus seguidores de Twitter #arrebatando. Un equipo que antes de su debut ha brillado en las redes, apareciendo como el provocador, casi casi como si hubiera salido de una serie de televisión moderna. Mucho tendrá por demostrar. Volviendo a los Guerreros, no se vislumbra un camino fácil. Con las salidas de Jonathan Orozco, el veterano en la puerta, y de Eryc Castillo… que igual y ni cuenta nos vamos a dar que se fue, pero además con la baja (esta sí cala) del “Huevo” Lozano, por una lesión extraña durante la pretemporada que hacían los jugadores por separado (mejor se hubiera quedado en casa).

Oportunidad de oro para los Rivero, los “Mudo”, los jóvenes que llegan. Oportunidad para todos, de brillar con un equipo que no partirá como favorito a nada. En un torneo donde Orlegi (e Irarragorri) busca más evitar una multa de millones con Atlas que el séptimo título de los Guerreros, que mal que bien, viven de la estadística de ser el equipo con mejor promedio en títulos por año de la Liga MX; su colchón para llevársela “tranqui”.

De entrada se vienen tres partidos amistosos, dos ante equipos de mucho menor presupuesto (Mineros y Tampico) y el último ante el último campeón del circuito, Monterrey. A puerta cerrada, obvio.

El futbol está de regreso en todo el mundo. Con partidos aburridos, insípidos, intensos, interesantes, de todo. Con garra, con dinero de por medio, con un mundo de apuestas. El balón vuelve a rodar sin pasión en la grada, pero con mucho en juego, mucho más que futbol.

¿Le seguimos? Estamos también en Twitter: @Foko_54 y @Champs_mx; abiertos al diálogo.

*Eduardo Sepúlveda *@Foko_54
TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...