11 de agosto de 2020. notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

Recuerdos del ayer

“EL CHIVO’’ UGALDE

Sergio Luis Rosas
TORREÓN, COAH., miércoles 08 de julio 2020, actualizada 8:01 am


Enlace copiado

Jesús Antonio Ugalde Rubio, mejor conocido como “El Chivo’’ Ugalde por su potencia al rematar de cabeza, fue de los pocos jugadores que militaron en los dos equipos de Primera División que hubo en la Comarca antes del Santos Laguna. Jugó primero con los Diablos Blancos del Torreón y al año siguiente en la Ola Verde, en ambos clubes tuvo un excelente desempeño.

Jesús Ugalde nació el siete de mayo de 1947 en la Ciudad de México, hijo del matrimonio formado por don Simón Ugalde y María del Carmen Rubio, siendo el quinto de diez hijos. Sus inicios en el futbol fueron en las Fuerzas Básicas del Cruz Azul.

En su época amateur formó parte de la Selección Juvenil de México que asistió a Cuba. Paulino “El Cuico’’ Sánchez se hizo cargo de la dirección técnica del equipo Torreón para la temporada 1970-1971 y trajo del Cruz Azul, organización en la que había trabajado como auxiliar del entrenador Raúl “El Güero’’ Cárdenas, a dos jóvenes promesas cementeras para reforzar a los Diablos Blancos.

Ellos eran el defensa central Fernando Jurado y el medio volante Jesús Ugalde, además de los veteranos Roberto “El Púas’’ Escalante y Luis Alvarado, estos dos últimos habían sido símbolos del Atlante en la década de los años sesentas. “El Cuico’’ Sánchez dirigió unas cuantas jornadas al Torreón y se regresó al Cruz Azul para seguir colaborando con “El Güero’’ Cárdenas, viniendo en su lugar don José Moncebáez, quien puso orden en el equipo y lo llevó a un feliz término de temporada. El buen trabajo de don “Monche’’, quien fue uno de los primeros técnicos mexicanos en ir a perfeccionarse a Europa, le llamó la atención a la directiva del Laguna y lo contrataron para dirigir a la Ola Verde en la temporada 1971-1972.

Entre los refuerzos que solicitó don José Moncebáez para el medio campo estaba Jesús Ugalde, por quien Laguna pagó una cantidad y dio al defensa central Rodolfo Jáuregui en la transferencia. “El Chivo’’ Ugalde formó con el argentino Alberto Rendo y el peruano Claudio Lostaunau una de las mejores cinturas de toda la historia del Laguna en Primera División. En el Laguna adquirió un gran nivel de juego que dejó sorprendido a Alberto Rendo.

Jesús Ugalde era un jugador de gran técnica individual, fuerte en el juego aéreo, de potente disparo con ambas piernas, excelente recuperador de balones y rematador de cabeza, lo mismo jugaba por el lado derecho, el izquierdo o el centro de la media cancha.

Era un jugador muy confiable, de gran sacrificio en labores defensivas, serio y responsable, por eso no dudó don José Moncebáez en llevarlo a la Ola Verde, en donde tuvo de compañero a José Luis “El Loco’’ Aussin, quien después de jugar un año en el Laguna regresó al Veracruz y se llevó al “Chivo’’ Ugalde. Con los Tiburones Rojos jugó Jesús Ugalde dos temporadas, 1972 - 1973 y 1973 - 1974, formando un excelente medio campo con el olímpico mexicano Fernando “Pipo’’ Blanco, los argentinos Eduardo Cremasco y Vicente de la Mata. En 1974 reforzó al Morelia de Segunda División que buscaba regresar al máximo circuito del futbol mexicano. Finalmente concluyó su carrera en los Leones Negros de la U de G.

El 19 de enero de 1975 contrajo matrimonio en la ciudad de Morelia con la señorita Rocío Ávila Chávez, con quien procreó cuatro hijos: Rocío Junuen, Marlene, Josué Jesús y Lupita Apzire. Al retiro del futbol profesional radicó en la ciudad de Morelia y estableció una fábrica de ropa deportiva denominada Yuma, la cual atendió durante 25 años. Jesús Ugalde falleció en esa capital de Estado el 21 de marzo del 2001 a la edad de 54 años.

Cuando militaron los equipos Laguna y Torreón en Primera División se dio cuando menos una docena de casos de jugadores que militaron en ambos equipos, encabezan la lista Salvador Kuri, Jesús Ugalde, José “La Caica’’ Zamora, Alejandro “El Iguala’’ Martínez, Óscar Rolando Pierucci, Mario Montaño, Jesús López Venegas, Leonardo Barba Cortés, Rodolfo Jáuregui, Tibor Vigh y Carlos García Carrasco, entre otros.

De esos traspasos el más sonado fue el de Carlos García Carrasco, un habilidoso y rápido extremo izquierdo peruano que llegó al futbol mexicano en la temporada 1968-1969 para el entonces bicampeón Toluca, por el cual pasó “sin pena ni gloria’’. Originario de Lima, Perú, destacó a mediados de la década de los años sesentas en el equipo Miguel Grau de la ciudad de Piura, del cual fue transferido a los Diablos Rojos del Estado de México.

Perteneció a una generación de futbolistas peruanos que tuvieron una destacada actuación en el Mundial de México’70, entre ellos Teófilo Cubillas, Hugo “Cholo’’ Sotil, Héctor Chumpitaz, Alberto Gallardo, Pedro Perico León y Luis Rubiño.

En la temporada 1969-70 fue transferido al Laguna y le tocó participar en el primer clásico lagunero entre la Ola Verde y Diablos Blancos de Torreón en Primera División, celebrado el domingo 13 de abril de 1969 en el Estadio San Isidro, dentro del Torneo Copa México, el resultado fue empate a un gol. Ese día debutó con la Ola Verde.

Carlos García Carrasco jugó la temporada 1969-1970 con la Ola Verde y permaneció en su plantel hasta la primera vuelta del torneo 1970-71, el cual dio inicio el 26 de noviembre de 1970. En los primeros días de febrero de 1971 fue despedido del equipo Laguna por indisciplina. Al ver que al domingo siguiente celebrarían el clásico lagunero de esa temporada se entrevistó con la directiva del Torreón y pidió ser fichado, a sabiendas de la pasión con que se disputaba este partido y con la intención de cobrar venganza de lo sucedido. En los Diablos Blancos se encontró con sus compatriotas Guillermo “Popi’’ Correa (+), Julio Villanueva y Hugo Lobatón (+).

La edición de ese clásico lagunero se celebró el domingo siete de febrero de 1971 en el desaparecido Estadio Moctezuma, después Estadio Corona, y ganaron los Diablos Blancos de Torreón por un contundente marcador de tres goles a cero, las tres anotaciones fueron de Carlos García Carrasco.

El peruano anotó sus tres goles a los minutos 34, 55 y 66 en lo que fue su debut y despedida con el equipo Torreón, ya que enseguida se regresó a su país natal. Pocas cosas hizo García Carrasco en nuestro futbol, pero la más destacada fue esa tarde del siete de febrero de 1971. Ya se cumplieron 49 años de ese inolvidable clásico lagunero, que fue el marco de la “Venganza de García Carrasco’’.

Su compatriota Julio Villanueva recordó anteayer que ese día Carlos García Carrasco las traía todas consigo, pues una de sus tres anotaciones fue circunstancial. “Era un extremo izquierdo de perfil derecho, muy habilidoso, de movimientos cortos, muy rápido, pícaro, atacaba muy bien por su banda y esa tarde le salió todo muy bien. Se regresó al Perú y no se ha sabido más de él’’, apuntó.

Por su parte, “Chucho’’ Ugalde dejó un gran recuerdo en su paso por los equipos Torreón y el Laguna, en los que fue una pieza importante en el medio campo al lado de jugadores importantes como Luis Alvarado, Claudio Lostaunau y Alberto Rendo.

¡Hasta el próximo miércoles!

*Sergio Luis Rosas *[email protected]
TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...