12 de agosto de 2020. notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

Al Larguero

FILÓSOFO

ALEJANDRO TOVAR
TORREÓN, COAH, martes 23 de junio 2020, actualizada 11:53 pm


Enlace copiado

José Vasconcelos (18891959) creó versiones filosóficas para el espíritu mexicano y lo adaptó de tal manera que cien años después de su tesis Quinta Raza (Cósmica) sigue impactando cuando invade los terrenos del conocimiento “síntesis que coordina elementos físicos, intelectuales y emocionales” y al abordar el último lo describe magistralmente, porque es, dice, obtenida por la voluntad que se funda en un instante orientativo, creador de valores y significados.

Para Vasconcelos la emoción es facultad suprema, por encima de la insuficiencia de la razón. Y en esas estamos, el panorama nacional todo, se ha visto impedido de acción por la pandemia y en el futbol, los federativos no encuentran el formato que plantean los dirigentes, pues todos están alarmados por la obligación de dar el show y ven llegar al monstruo del gran problema económico.

Cuando se ha perdido identidad, el futbol queda siempre a expensas del azar y el presagio es de mediocridad, de dudas, de limitantes, donde todos absolutamente navegan con el pesar de algún sacrificio. En el caso de los jugadores, saben bien que deben negociar y que su costo no será el mismo, que sus ingresos van a disminuir y que el proceso del torneo será un camino sinuoso.

Son tiempos diferentes. Otros tiempos, impensados, no previstos, donde para ganar notoriedad, al menos en los medios, los protagonistas van a precisar de notables ideas, de renovación de estilos y formatos, donde se van a señalar con claridad los dos grupos ya existentes, el de los comunes que viven especulando, copiando e inventando y el de los innovadores, los que enfoquen otras imágenes, los que asistan con nuevo criterio, dinámico, novedoso, educativo.

De Santos no se puede esperar mucho. Es un equipo con un plantel reducido y con incorporaciones de muchachos sin notoriedad. Encima le vienen la sangría de su capitán y arquero, aunque lo que pesa mucho más es la desgracia de Brian Lozano, uno de los mejores en la liga MX, porque es vigoroso atacante, resolutivo, pensante y se perderá todo el campeonato por fractura de tibia y peroné, cuando era candidato para ser vendido al futbol europeo. Una desgracia.

Almada tiene ante sí, la toma de decisiones, porque sabe bien que Diego Valdés debe afrontar el reto, obligarse a dejar de lado su manifiesta irregularidad y convertirse en el patrón de juego. Quizá ya podrá contar con el publicitado Ayrton que vive en la enfermería y nunca se muestra pero tal vez esos jugadores que no se afianzan, dejen el espacio para que el chico Lozano emerja.

No es la primera vez que ocurre un accidente de este tipo (como a Lozano ahora) pero ocurre con más riesgo porque los jugadores, todos, sienten que son invulnerables y juegan con calcetas cortas y pierna semidesnuda. Si las prácticas son para corregir errores, preparar roles de futbol y afinar detalles, ¿por qué no trabajar y vestir como en juego, con medias arriba y espinilleras?

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...