13 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Verdades y Rumores

EL AGENTE 007
sábado 28 de septiembre 2019, actualizada 9:00 am

Enlace copiado

A quienes les salió el tiro por la culata fue al alcalde morenista de Madero, Jonathan Ávalos, y al diputado Javier Borrego, quienes se amotinaron fuera de la clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social de Matamoros con cientos de acarreados con pancartas en contra del gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, y de la policía estatal, esto para llamar la atención del presidente Andrés Manuel López Obrador ayer durante su sexta gira de trabajo por La Laguna. Nuestros subagentes, disfrazados de acomodadores de sillas, nos reportan que cuando los muchachones del alcalde de Matamoros, Horacio Piña, y los “servidores de la nación” detectaban a algún detractor en contra del ‘góber’ Riquelme de inmediato le abrían paso a codazos y mordiscos para que pudiera llegar a los primeros lugares del mitin y que así sus gritos fueran escuchados por el preciso; pero ni así, con todas las facilidades, el diputado Borrego y el alcalde de Madero pudieron figurar en el evento y pasaron desapercibidos por don Andrés Manuel, que ni el saludo les dio, por lo que no les quedó más remedio que escuchar y ver al presidente como cualquier fanático; obvio, ellos con cara de nini esperando beca.

■■■■■■■■■■

Además, durante la visita del preciso por tierras laguneras, el alcalde Horacio Piña quiso presumirles a sus homólogos de la 4T que él sí iba a hacer quedar mal al ‘góber’ Riquelme, por más que el presidente lo tuviera muy consentido, para lo que contrató a un grupo de jóvenes de una escuela del mismo municipio de Matamoros cuya secreta misión consistía en gritar durante el discurso presidencial “¡fuera Riquelme!, ¡fuera Riquelme!”, pero nuestros subagentes, que todo lo oyen, nos comentan que al encargado de acarrear a los voceadores se le olvidó cumplirles la promesa de una pequeña ayudita económica para que los jóvenes gritaran bien fuerte, razón por la que cuando don Horacio esperaba los estridentes gritos no más se oyó un escueto coro que gritó un par de ocasiones, y como no recibió lo prometido, prefirieron guardar silencio.

Mientras la cúpula de la 4T departía con su el jefe de jefes López Obrador en el municipio del melón y la sandía, todos esperaban que se les uniera la alcaldesa de Gómez Palacio, Marina Vitela, pero no, la morenista prefirió tomarse de la mano con el gobernador panista de Durango, José Rosas Aispuro, en varios eventos de Gómez. Como recordará, estimado lector, en la única visita que ha realizado el presidente por La Laguna de Durango, al que no le fue nada bien fue al ‘góber’ Rosas Aispuro, cuando doña Marina era apenas presidenta electa; incluso le tocó despedir a don Andrés en el aeropuerto de Torreón. Por lo que en esta ocasión en un gesto de solidaridad hacia el ‘góber’ de sangre azul, la alcaldesa prefirió solidarizarse y mantener distancia con sus homólogos morenistas en la región Jonathan Ávalos, de Francisco I. Madero, y Horacio Piña, de Matamoros. Quien tampoco asistió fue el edil de Torreón Jorge Zermeño, quien solo acudió al aeropuerto para recibirlo y tratar de tener un acercamiento, pero nuevamente apenas si le pudo dar la mano, y eso entre empujones y gritos de la multitud.

■■■■■■■■■■

Literalmente la Cuarta Transformación llegó a Torreón, bueno, al menos una avanzada. Esto por las recién inauguradas oficinas de Nacional Financiera en Torreón, una promesa que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador cuando se encontraba en campaña para irse a Palacio Nacional o a la… su rancho. Nuestros subagentes, disfrazados de canapés gourmet, nos comentan que para el corte inaugural se contó con la presencia del director general de Nafin, Eugenio Nájera Solórzano, quien solo vino para la foto, porque en esta separación administrativa él seguirá despachando desde las oficinas centrales en la capirucha del smog, mientras que en Torreón dejará a un ‘encargado’. Aunque el cuestionamiento entre la cúpula empresarial lagunera fue la elección de las oficinas federales, las cuales se ubican en el corazón de la ciudad, y cuyo espacio es harto reducido para la magnitud de lo que significa la operación de una institución de ese nivel; incluso el arranque se realizó con 32 trabajadores en esta primera etapa. La ceremonia de inauguración resultó todo un martirio para los invitados, ya que por lo apretado del espacio se invitó a los empresarios y representantes de los diferentes niveles de gobierno a dejar la comodidad del aire acondicionadado y escuchar discursos de bienvenida a pleno rayo de sol; y mientras el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, y el alcalde Jorge Zermeño mandaron emisarios porque muy apenas llegaban cargados de ‘souvenirs’ de sus vacaciones… Perdón, gira de promoción por China, quien se tuvo que meter a la fuerza para la foto fue el ‘superdelgado’ de Coahuila Reyes Flores, a quien los organizadores no solo no esperaban, sino que tuvieron que preguntar en varias ocasiones cómo se llamaba y de qué la giraba, algo que quedó en evidencia cuando el delegado del Gobierno federal en la provincia llegó de último momento a las carreras y sudando, y a la hora del corte del listón ni siquiera le pasaron unas tijeras para que hiciera como que pertenecía a la misma estructura federal.

■■■■■■■■■■

Luego de que la semana pasada se volvieran a presentar dos situaciones de seguridad que involucran el robo de vehículos en la modalidad de levantón, un grupo de empresarios de La Laguna decidió promover ante las fiscalías de Coahuila y Durango una solicitud de atención que permitiera dar captura de la banda de pilluelos que tiene atemorizada a una parte de los laguneros con sus travesuras. Nuestros subagentes, disfrazados de investigador con lupa, nos comentan que el primero en contestar a la solicitud fue el fiscal de Coahuila, Gerardo Márquez, quien les presentó a los representantes de la IP algunos avances en la identificación de vehículos, modus operandi y características del grupo de traviesos, sin embargo, a la que se quedaron esperando fue a la escurridiza fiscal de Durango, Ruth Medina Alemán, a quien parece no le es necesario darse una vuelta de vez en cuando por La Laguna de Durango, y si lo hace, no le dice a nadie para evitarse los cuestionamientos de la incómoda prensa y las organizaciones de la sociedad civil. La cosa es que, para muchos, mientras del lado de Durango no se pongan más estrictos a la hora de investigar y dar seguimiento a los hechos, los delincuentes tendrán como opción cruzar el lecho seco del Nazas para respirar tranquilos. A esto hay que sumarle que, según los reportes de nuestros subagentes, a quien se le ha visto en tres ocasiones por la hermana república de Gómez Palacio es al jefazo de la Policía de Torreón, Primo Francisco García, y no precisamente siguiéndoles la pista a los malandrines o coordinándose con la Policía del municipio vecino; dicen, don Primo está evaluando seriamente volver a renunciar a su cargo como director de Seguridad Pública de Torreón, para asumir un cargo en la Policía Federal, pero en La Laguna de Durango, institución de la cual actualmente es comisario con licencia. Habrá que esperar si don Primo deja esta comandancia una segunda ocasión.

■■■■■■■■■■

No cabe duda de que mientras el jefe se encuentra fuera, todos aprovechan para relajarse, y es que la que estuvo bastante desangelada fue la Cumbre Mundial Culinaria, con sede en el Centro de Convenciones de Torreón, pues ante la gira de negocios que realizaba el gobernador Riquelme y el alcalde Zermeño, todos esperaban que la flamante secretaria de Turismo, Lupita Oyervides, fungiera como la voz cantante del evento que se presumía era de carácter internacional, pero nada, brilló por su ausencia, dejando que su subsecretaria en La Laguna, María Eugenia Villarreal Abusaíd, se hiciera cargo del changarro, el cual lució bastante triste, de acuerdo a nuestros subagentes, disfrazados de mandil manchado. Pese a contar con la presencia de importantes chefs internacionales y destacados representantes de la cocina mexicana, a la anfitrionía le faltó organización, comunicación y empeño; apenas si colocaron unos cuantos espacios para los expositores locales, y la identidad gastronómica apenas se sintió con algunas gorditas de horno de Jimulco. Cuentan las lenguas viperinas que estuvo cien veces mejor la degustación de quesos y vinos de una empresa local que el costoso evento gubernamental.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...