Inicia el Carnaval de Río a ritmo de samba

Nosotros

Foto: AP, Efe, Reuters
20 de febrero de 2004.

Inicia el Carnaval de Río a ritmo de samba

29 fotos, Foto: AP, Efe, Reuters
20 de febrero de 2004. »


Enormes figuras en actitud sexual pero en parte tapadas, un homenaje en vida a Xuxa y las historias fantásticas del Amazonas desfilaron por el sambódromo de Río de Janeiro, en la presentación de la elite de las escuelas de samba del Carnaval 2004.

El enorme espectáculo al aire libre que cada año atrae a miles de espectadores reúne a 14 escuelas en una férrea competencia por el título de campeona del carnaval.

Estas óperas a cielo abierto apoyadas en lujosas carrozas, precisas coreografías, pesados disfraces, pegajosos ritmos de samba y despliegues de tecnología y variadas estéticas son el momento culminante del famoso carnaval carioca.

La escuela de samba Grande Río se esforzó por mantener el arte de su irreverente espectáculo y a la vez sortear la censura ordenada tras protestas de la Iglesia católica y evangélica. Sus 4 mil 500 integrantes siguieron una vanguardia formada por varias de las modelos y actrices más deseadas de Brasil. Bailarines y tamborileros disfrazados de preservativos, acompañaban ocho grandes carros alegóricos, incluyendo una enorme imagen de Adán y Eva haciendo el amor, que fue cubierta de la cintura para abajo.

Portela, una de las escuelas más tradicionales, con 81 años de historia, cerró el primer día de desfile. Este año, con sus 4 mil integrantes trajo de vuelta "Leyendas y misterios del Amazonas", el argumento que le hizo ganar el concurso en 1970.

Mangueira se afincó en su coreografía para contar la historia de un camino real que comunicaba las ciudades del estado de Minas Gerais y la capital Río de Janeiro y por donde salía el oro que llenaba los cofres portugueses.

Ser declarado el ganador del carnaval solo da el derecho a jactarse de ello. Los participantes del desfile, la mayoría de empobrecidas barriadas--, han pasado gran parte de los últimos meses preparándose para su momento de gloria.

Las entradas a la fiesta del sambódromo, la principal atracción del carnaval, son algunas veces demasiado costosas para la mayoría de los brasileños, por lo que una buena parte de la población se queda a admirar los desfiles desde su casa.

Cada escuela de samba tiene 80 minutos para desfilar con sus bailarines, cantantes y tambores a lo largo de los 697 metros de largo de la pista del estadio y ganarse a la multitud y a los jueces.

Los grupos son juzgados por elementos como la música, los trajes, la originalidad del tema que presentan, así como las figuras que acompañan las carrozas y hasta por su entusiasmo.

Este año además se cumple el vigésimo aniversario del sambódromo y los organizadores del carnaval llamaron a los participantes a revivir éxitos del pasado para el desfile del 2004.

Pero solo cuatro grupos siguieron el consejo, principalmente debido a la dificultad de conseguir patrocinadores para financiar agrupaciones con viejas canciones.

Fuera del estadio, un grupo llamado ``Jóvenes con una misión'' logró reunir a cantidad de jóvenes evangélicos protestantes alrededor de una banda que interpretaba rock mientras daba sermones contra ``los demonios del carnaval''

Los desfiles son patrocinados por empresarios y políticos de Brasil.

Río de Janeiro se rindió a la celebración de su mundialmente famoso Carnaval, mientras un Rey Momo, que rompió la tradición con su esbeltez, recibió bailando samba la llave de la ciudad donde reinará durante cinco días de fiestas interminables.

Mientras el monarca del Carnaval, vestido en blanco y azul simbolizando la paz y su reina “mulata”, sobre tacones de más de 20 centímetros, sostenían la enorme llave simbólica, el sonido de los tambores de ruidosas procesiones llenaba las calles del centro de la ciudad, atrayendo a trabajadores y turistas en el inicio de las celebraciones.

Las escuelas de samba de Río de Janeiro ya están listas para los desfiles que prometen ser los más ajenos a la tradición de denuncia política que ha marcado la historia del Carnaval carioca.

A diferencia de otros años, los desfiles que conmemorarán además el vigésimo aniversario de la avenida con tribunas que en Río de Janeiro y el mundo se conoce como "Sambódromo" tendrán como sello la superficialidad y algún toque "educativo", en vez de la crítica a la dura realidad social brasileña.

El Carnaval carioca, que nació en los suburbios más pobres de la ciudad a principios del siglo XX, se ha caracterizado por ser no sólo una pasarela de alegría y desenfado, sino también de denuncia para las grandes masas de excluidos que existen en la sociedad. Sin embargo, este año serán muy pocas, casi ninguna, las escuelas de samba que usarán esta enorme caja de resonancia para la protesta.

En el Carnaval de 2004 parecen haberse impuesto más que nunca unas reglas comerciales no escritas que en los últimos años han llevado a muchas de las escuelas de samba a ofrecer sus desfiles como medio de promoción de empresas y hasta de intereses partidistas.

Este año las escuelas de samba dedicarán sus desfiles a la promoción del uso de preservativos, apoyando una campaña contra el sida del gobierno que ha sido adoptada como modelo por la ONU, o a la carrera de María das Grazas Meneghel "Xuxa", la multimillonaria "reina de los bajitos".

Habrá también, como en otros Carnavales, un alud de historias sobre la Amazonía, como la que presentará Beija Flor, otra escuela con su historia marcada por la rebeldía ausente este año, y hasta una campaña de educación vial hecha samba. Tampoco faltarán desfiles sobre asuntos recurrentes en la gran fiesta carioca, como los indios o el sincretismo religioso propio de Brasil.

La única cuota de protesta política promete ponerla la escuela de Sao Clemente, paradójicamente una de las pocas que no nació en la miseria de una favela, sino en el acomodado barrio de Botafogo.

La modelo Gisele Bundchen fue una de las celebridades encargadas de abrir el Carnaval de Río de Janeiro en un barrio pobre.

Bundchen causó revuelo en el extremo septentrional de la ciudad, donde visitó a los integrantes de Mangueira, una tradicional escuela de samba. Incluso, la modelo bailó samba junto con varios de los integrantes más destacados del grupo.

Las autoridades turísticas estiman que 420 mil personas, un 20 por ciento provenientes del exterior, visitarán la ciudad costera este Carnaval, más que las 380 mil del año pasado. Los funcionarios preven que los participantes dejen unos 141 millones de dólares este año en Río, la segunda mayor ciudad de Brasil.

Los espectáculos requieren de decenas de miles de trajes, toneladas de lentejuelas, poliestireno y trabajadores que pongan todo eso junto en una presentación mágica. Las autoridades del estado de Río dijeron que el evento proporciona empleo a 673 mil personas.

Los bancos, el comercio y las oficinas del gobierno en todo el país cerraron sus puertas para abrir paso a las celebraciones, que no concluirán sino hasta el Miércoles de Ceniza, con el que comienza la Cuaresma.

Para garantizar la seguridad de los turistas en la bella, pero violenta Río, más de tres mil policías patrullaran el área

Comentarios

Fotos más vistas